películas
En un lugar de África

En un lugar de África

  • Valoración moral: Con inconvenientes

  • Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/almudi.org/public_html/components/com_decine21/views/peliculas/tmpl/default.php on line 189
  • Año: 2003
VXDF. Jóvenes y adultos. Caroline Link. Guión: Caroline Link. Intérpretes: Juliane Köhler, Merab Ninidze, Sidede Onyulo, Lea Kurka, Karoline Eckertz, Matthias Habich. 141 min. Jóvenes-Adultos. Nacida en 1964, la directora, guionista y montadora alemana Caroline Link era una desconocida hasta que su película Beyond Silence ganó en 1998 una candidatura al Oscar al mejor filme en lengua no inglesa. Al segundo intento ha ganado ese preciado galardón y otros muchos con En un lugar de África, intenso melodrama inspirado en la novela autobiográfica de Stefanie Zweig. Harto de los nazis, el abogado alemán Walter Redlich, de origen judío, emigra a Kenia en 1938 y allí trabaja como encargado en una granja. Al poco, se lleva con él a su esposa Jettel y a su pequeña hija Regina, de cinco años. Con la ayuda de Owuor, un cariñoso e inteligente cocinero nativo, la niña se integra con entusiasmo en la abigarrada cultura keniana. Pero a Jettel le cuesta asumir su nueva vida de pobreza y sacrificio. La delicada situación matrimonial se complica aún más con las trágicas noticias que llegan desde Alemania, la progresiva sintonía de Jettel con un aventurero amigo de su marido y con la declaración de guerra, que dispersa a la familia por diversos campos de refugiados británicos. Caroline Link alarga o reitera excesivamente algunas situaciones, deriva a veces hacia un indigenismo un tanto ingenuo y se muestra demasiado explícita en las escenas sexuales; defectos que debilitan un poco esta notable película, de aroma muy clásico. La clave está en que el guión desarrolla con fluidez las diversas tramas y profundiza con sutileza en los conflictos morales, hasta poner en pie un oxigenante elogio de la unidad familiar, la amistad, la educación y la integración racial. Esta solidez narrativa eleva la esmerada puesta en escena, casi siempre sugestiva, y los excelentes trabajos de todos los actores, entre los que destacan el keniano Sidede Onyulo –cuya vitalidad resulta contagiosa– y las dos niñas que dan vida a la protagonista, cuyo exuberante punto de vista llena de humanidad la bella fotografía y la vibrante banda sonora, plagada de ritmos africanos. Se precisa previa para evitar imágenes inconvenientes. .Hay imágenes explícitas que conviene evitar (entre los minutos 100-101.5 y 119-120); por otra parte hay insinuaciones frecuentes que no van a más (cfr. mínuto 81 y otras). Todo esto hace que es mejor evitar ver esta película, a pesar de su innegable calidad –como se ha apuntado más arriba- salvo que haya un interés muy específico, en cuyo caso habría que omitir las dos escenas citadas anteriormente. (Aceprensa, Pantalla 90, Mundo Cristiano y Almudí, AP-JP) .