Una necesaria reflexión educativa para humanizar a los nativos digitales

La presencia de Internet en el mundo actual es una de las claves que definen nuestra vida cotidiana. Para entender la situación y las repercusiones del mundo digital que nos rodea resulta de especial interés el libro Vivir en Internet, recomendado tanto para padres como para educadores. En esta obra se da una interesante visión acerca de las ventajas y dificultades de la red como parte del proceso educativo, poniendo como eje central la necesidad de una educación centrada en una auténtica orientación humanística.

Sus autores son los profesores Juan Luis Fuentes (Universidad Complutense de Madrid), Francisco Esteban (Universidad de Barcelona) y Carmen Caro (Universidad Internacional de la Rioja), quienes sostienen que “las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) han cambiado nuestras vidas” y por tanto vivimos en un momento lleno de novedades en el que “ya no hay marcha atrás”.

Una reivindicación acerca de la importancia de vivir en las TIC y sobre cómo prestar atención a los peligros que conlleva

La obra se compone de cinco capítulos que abarcan temas de gran trascendencia como el significado de vivir en las TIC, cuestiones positivas y esperanzadoras de Internet así como los riesgos y amenazas a los que pueden enfrentarse los adolescentes. En este libro los autores explican los procesos de cambio y las bases de los problemas actuales con relación al uso de Internet.

Concretamente, en el primer capítulo se realiza una reflexión sobre temas de interés que describen la vida cotidiana de los jóvenes en Internet y en las redes sociales. Los temas que se tratan se centran en la adicción a la red, la noción de intimidad relacionada con la pérdida de vida privada a gran escala así como la relación entre Internet y los procesos de enseñanza y aprendizaje y cómo ésta puede contribuir, o no, al avance académico.

El segundo capítulo recoge los resultados de un estudio realizado a nivel nacional con adolescentes de diferentes comunidades autónomas por el grupo de investigación “El quehacer educativo como acción” de la Universidad Internacional de la Rioja durante el curso académico 2012/2013. Los resultados obtenidos son útiles para conocer la realidad y para un uso de cara al diseño y gestión de acciones concretas sobre a la educación de los jóvenes.

El tercer capítulo analiza las bondades de vivir en Internet en el que los autores sostienen que, en relación con el acceso a la red y el avance académico, se puede apuntar a una serie de cuestiones que apuntan al optimismo ya que “nuestros jóvenes aún mantienen cierto nivel de responsabilidad y compromiso al respecto”. El mensaje que se lanza es que la red, además de facilitar la comunicación, les otorga una nueva dimensión y que por tanto hay que hacer un uso responsable de los medios y no negarse a ellos.

En la parte final del libro Fuentes, Esteban y Caro abogan también por un análisis realista y reflexionan sobre las desventajas de vivir en Internet, tomando como referencia los datos más preocupantes del estudio pero sin caer en la desesperanza, ya que éstos afirman que la red también puede suponer un medio lleno de oportunidades y de buenas prácticas susceptible de conducir a un óptimo desarrollo personal. Los autores dedican la parte final también al análisis de las vías al optimismo que puede conllevar un buen uso de los medios digitales y el aprovechamiento de sus ventajas.

Oportunidades y retos de una educación encaminada a la convivencia con Internet

El libro refleja fielmente cómo la red está cambiando la vida de nuestros jóvenes y, tal y como sostienen sus autores, está mostrando caminos que generaciones anteriores no podían ni imaginar que existiesen y, además, “Internet ha venido a formar parte esencial de la misión educativa” dentro de ese proceso en el que “sus nuevos retos y usos se van a multiplicar y acrecentar de muchas maneras. Es interesante el mensaje que lanzan acerca de que tanto las familias como los educadores deben potenciar el tránsito de las nuevas generaciones por estas nuevas maneras de vivir, abogando por la necesidad de realizar un discernimiento ponderado para ver si es bueno.

El libro Vivir en Internet presenta principios y criterios precisos para una educación humana, humanística, en el manejo de internet en sus distintas manifestaciones (redes sociales, información, ocio, educación). La obra va a la base de los problemas, como es la cuestión de la veracidad o aquellos relativos a la seguridad en la red.

El libro está escrito desde el conocimiento de la tecnología y sus usos, y desde la reflexión sobre estos, con realismo, por tanto, sin apelar al miedo sino invitando a pensar y a formarse para adentrarse en el mundo tecnológico. Los autores no se limitan a la constatación de los desafíos y los problemas que se plantean a todos con los usos de las nuevas tecnologías de la comunicación, sino que los ponen en relación con las virtudes asociadas a ellos y, por tanto, mostrando las vías para su humanización.

Fuente: familyandmedia.eu.