“Enamorado de la educación y de la comunicación, escribo sobre cosas tan sencillas como importantes: valores, educación, familia… y algunas otras cuestiones”

A lo largo de sus ya numerosos posts desde que vio la luz, Dame tres minutos ha ido abordando bien diversas cuestiones.

Curiosamente, esta semana en que el blog ha superado sus primeras 500.000 visitas, uno de nuestros lectores, Roberto Álvarez-Galloso, nos demandaba, amablemente, una entrevista para su Noticiero.

Te reproducimos la misma, sin perjuicio de remitirte, encantados, a la fuente original, a la vez que agradecemos el interés y buen trabajo de Roberto.

« La entrevista

Durante los viajes a través de los blogs de WordPress, pasamos por Dame tres minutos con José Iribas. Hemos extendido una invitación que fue aceptada por el autor de este blog fenomenal. He aquí la entrevista:

1. ¿Quién es José Iribas?

Un hombre familiar, casado y padre de cinco hijos -y ya una nieta-.

Un jurista de formación, enamorado de la educación y de la comunicación.

Alguien que siempre ha tenido muy claro su compromiso con la sociedad de la que forma parte.

Creo que, con hechos y con palabras, hay que defender sin complejos las convicciones propias, desde el respeto a quien no las comparte. Y trabajar por una sociedad más justa, más libre y más humana.

2. ¿Cómo fue el nacimiento de ‘Dame Tres Minutos’ y cuál es su argumento central?

Cuando tuve claro que era hora de dar un paso a un lado en mi trayectoria política, pensé que era bueno abrir un cauce de expresión y de diálogo con quien quisiera dedicar tres minutos de su vida a leerme.

Los posts del blog Dame tres minutos son breves, e intento acompañarlos de alguna anécdota y, si es posible, generar alguna sonrisa. El que quiera, puede además reflexionar un poco, comentar, difundir, discrepar.

Escribo sobre cosas tan sencillas como importantes: valores, educación, familia… y algunas otras cuestiones.

3. ¿Por qué la familia y educación deben ser la base de una sociedad moderna o posmoderna?

Sin familia la sociedad se suicidaría. Y con una familia “enferma”… correría graves riesgos.

En la familia nos quieren por lo que somos, no por lo que tenemos. Apostar por el apoyo a las familias es lo más rentable (y no solo, que también, desde el punto de vista material).

La educación −de la que debe proveernos en primer lugar la familia− es la que nos ayuda a ser, a crecer, a vivir, a convivir

4. En un mundo convulsionado, ¿por qué necesitamos ser optimistas?

Me identifico con Winston Churchill cuando decía: “Soy optimista. No parece muy útil ser otra cosa”.

Cuenta Benjamin Zander la historia de dos vendedores que fueron enviados desde Inglaterra a África, en los primeros años del siglo XX, para comprobar si era posible vender zapatos. Uno de ellos envió un telegrama diciendo: “No hay la menor posibilidad. Stop. No usan zapatos”. El otro, por su parte, envió otro señalando: “Impresionante oportunidad. Stop. ¡No tienen aún ningún calzado!”.

La actitud positiva ante las dificultades o los retos nos ayuda. Como decimos aquí “hay que intentar poner al mal tiempo buena cara”. Y trabajar, desde ese espíritu, para mejorar las situaciones. El “quejismo” y el pesimismo son estériles y, además, perniciosos.

5. ¿Cuál es el propósito de Promoción Cultural Navarra y la Asociación Educación Abierta?

Para mí, en ambos casos, el mismo: ayudar, desde el asociacionismo, a contar con una sociedad civil más vertebrada, que se implique en la mejora de la vida de quienes la integran.

No podemos ser meros espectadores que esperan a que todo se solucione desde las administraciones.

6. ¿Qué podemos hacer para promover la familia y la educación en el siglo XXI?

Hay muchos estudios con aportaciones claras que, en no pocos casos, además, son ampliamente compartidas… o compartibles.

Cada uno debe cumplir su misión desde allí donde le corresponde: los padres, los maestros, los agentes económicos y sociales, las administraciones… Y si logramos ponernos de acuerdo y sumar, mejor.

Cada cual debe aportar su grano de arena: empezar −con hechos− por mejorar su entorno más próximo: su persona, sus hijos, sus barrios… De ahí, hasta donde alcance. Y siempre, de acuerdo con sus posibilidades y responsabilidades.

En familia y educación yo daría dos palabras claves: amor y ejemplo.

7. ¿Cuál es su función dentro de la Fundación Ciudadanía y Valores? ¿Y como Director de Expansión Académica de la Universidad Internacional de La Rioja

Como su propio nombre indica, la fundación promueve precisamente eso: una ciudadanía formada y comprometida, que favorezca y protagonice la consecución de una sociedad respetuosa y dialogante que conviva en un entorno de valores humanos en la búsqueda del bien común.

Mi trabajo se centra, por otra parte, esencialmente en la expansión de una formación de calidad que favorezca −en este caso a través de una educación superior en Internet− la igualdad de oportunidades a la hora de crecer personal y profesionalmente. Una formación que ofertamos a quienes han de compatibilizar trabajo y estudios, a quienes tienen dificultades personales para acceder a una presencial por razones geográficas u otras… o, simplemente a quienes saben de la calidad acreditada de nuestros estudios y nos eligen. Somos una universidad como cualquier otra de las presenciales de nuestro país, en español, que persigue la excelencia para ofrecerla a sus alumnos y que es capaz de “acercarse” hasta el último rincón del mundo si alguien lo precisa.

8. ¿Cómo podía conciliar su carrera como abogado, político, y gestor académico?

Afortunadamente, las tres no han sido etapas coincidentes. Aunque dos de ellas, a veces, sí. Eso solo lo logras con ilusión, compromiso, mucho esfuerzo, buenos colegas… y mucho apoyo familiar. Sin mi mujer y mi familia jamás hubiera sido posible.

9. ¿Cuál es su mensaje para nuestros lectores y el mundo?

Que intentemos, cada día, llevar a cabo una acción, dirigir unas palabras, un gesto, que puedan ayudar a los demás. Alguien decía que la sonrisa es una línea curva que lo endereza todo. Necesitamos dar más sonrisas… y a veces recibirlas. O, como señalo en un post, nos faltan abrazos, nos sobran conflictos.

Por lo demás, mis mensajes van semanalmente en Internet a través de mi blog Dame tres minutos. Y diariamente por las redes sociales.

No quiero acabar sin este mensaje final: muchas gracias a sus lectores, por haber llegado hasta aquí. Y a usted por la entrevista”.

« Aquí concluye la entrevista de ‘El Noticiero’

No quiero dejar de aprovechar este post en que celebramos haber superado el primer medio millón de visitas al blog para agradecer tu confianza y tu apoyo.

Tu lectura, difusión, comentarios… nos ayudan en nuestro ánimo de servir, modestamente, con este pequeño instrumento, y sin mayores pretensiones, a la sociedad.

¡Un millón de gracias y… te animo a seguir difundiendo!

Fuente: dametresminutos.wordpress.com.