El Señor resucitado, presente en el altar, se ofrece a Dios Padre, con toda la Iglesia, bajo las apariencias del pan y del vino, es decir, bajo los signos de un alimento y de una bebida.

El Cuerpo eucarístico de Cristo y su Sangre están realmente destinados a ser recibidos por los cristianos como comida y bebida espirituales.

Los dibujos están tomados de libros de la Editorial Casals,
con ilustraciones de Miguel Quesada.

Información de contacto:
Correo electrónico: jpmartinez@atenet.edu