El pecado es el permanente enemigo del hombre. Poner remedio al pecado es salvar al hombre. Dios tenía previsto desde el principio una solución definitiva. Jesús -Segunda Persona de la Trinidad- será el Salvador que vencerá definitivamente el pecado. Recordarás que Dios fue recordando a Israel Dios enviaría un Salvador, el Mesías prometido.

Por medio de hechos y palabras Dios se ha comunicado con nosotros y nos ha dado esta buenísima noticia: Dios es nuestro Padre y Jesús nuestro Salvador.

También Dios habló a María por medio de un ángel. Por la obediencia de la Virgen y la Palabra de Dios, Jesús, el Hijo de Dios, se hizo hombre y vino a la tierra para salvarnos.

Todo esto y mucho más nos cuentan los Evangelios.

 

 

Los dibujos están tomados de libros de la Editorial Casals,
con ilustraciones de Miguel Quesada.


Información de contacto:
Correo electrónico: jpmartinez@atenet.edu