Jesús utilizó muchas comparaciones para hablarnos del Reino de Dios.

El Reino de Dios es semejante a una red (de pescar), que se echa en el mar y recoge toda clase de peces. Una vez llena, la sacan a la orilla y sentados recogen lo bueno en los cestos y arrojan lo malo. Así sucederá al final del mundo
(Mateo 13, 47-50).

Con estas comparaciones, que se llaman parábolas, Jesús fue,poco a poco, enseñando a sus discípulos muchas cosas sobre el Reino de Dios.

 

Los dibujos están tomados de libros de la Editorial Casals, con ilustraciones de Miguel Quesada.


Información de contacto:
Correo electrónico: jpmartinez@atenet.edu