La virtud ordenadora del deseo de conocer: el estudio