La elegancia, algo más que buenas maneras