En mayo, el Papa agradece a las monjas, los sacerdotes, los laicos y los misioneros su labor a favor del diálogo y la reconciliación entre los diversos sectores de la sociedad africana

Las divisiones étnicas, lingüísticas y tribales de África pueden superarse promoviendo la unidad en la diversidad.

Quiero agradecer a las monjas, los sacerdotes, los laicos y misioneros su labor a favor del diálogo y la reconciliación entre los diversos sectores de la sociedad africana.

Recemos este mes para que, a través del compromiso de sus miembros, la Iglesia en África sea un fermento de unidad entre todos los pueblos, sea un signo de esperanza para este continente.

Fuente: Red Mundial de Oración del Papa.